Gracias y hasta siempre, Manuel

 

La vida es una obra teatral que no importa cuánto haya durado,

sino lo bien que haya sido representada.

Séneca

manuel naharro fundacion mashumano

Cuando una persona cercana se va, la herida que produce entre quienes se quedan es muy difícil de curar. Pero si esa persona, además, es un ser humano excepcional, el dolor y la tristeza se hacen todavía más profundos.

Aún nos cuesta hablar en pasado de Manuel Naharro, nuestro querido subdirector general. Nos resulta difícil hacernos a la idea de que ya no esté, ofreciéndonos su apoyo constante, su consejo, contagiándonos de ese optimismo que mantuvo hasta el final.

Porque Manuel era uno de esos líderes más humanos que tanto promovemos desde nuestra Fundación. Visionario, entusiasta, trabajador incansable y, por encima de todo, gran persona... Un ejemplo en lo profesional y en lo personal.

Se ha marchado un compañero, un gran padre y esposo, un amigo. Vamos a echar mucho de menos su amabilidad, su enorme generosidad y esa sonrisa sincera con la que siempre nos animaba a seguir avanzando, a luchar.

Pero nos queda el consuelo de saber que, a pesar de todo, somos muy afortunados por contar con su gran legado en el ser, en el estar y en el hacer, que es por lo que realmente recordamos a las personas y por lo que siguen viviendo en la memoria de cada uno de nosotros.

Por eso, pese a la tristeza, queremos dar gracias a la vida por haber puesto en nuestro camino a personas como Manuel, con las que crecer, disfrutar, querer y aprender. Y por dejar que ocupen, para siempre, un lugar muy importante en nuestros corazones.

Gracias Manuel, por todo lo que nos has dado.

Equipo máshumano