Informe Europeo sobre empresas humanas y saludables

Fundación Máshumano y Stimulus elaboran un informe con datos europeos sobre cómo afecta el estrés en el trabajo y las soluciones que pueden aportar las empresas.

CIFRAS Y DATOS SOBRE LA SALUD EN EL ENTORNO LABORAL

LOS TRABAJADORES:

  • El 72 % de los trabajadores considera que la reorganización del trabajo o la inseguridad laboral es una de las principales causas de estrés.
  • El 66 % atribuye el estrés a las horas trabajadas o a la carga de trabajo.
  • El 59 % atribuye el estrés a sufrir intimidación o acoso.
  • El 51 % de los trabajadores denuncia que el estrés laboral es habitual en trabajo.
  • Cuatro de cada diez trabajadores piensan que el estrés no se gestiona adecuadamente en su trabajo.
  • El 45 % de los trabajadores de empresas pequeñas considera que el estrés laboral está relacionado con el trabajo, y en las empresas de mayor tamaño aumenta hasta el 54-58 % de los trabajadores.
  • Uno de cada seis trabajadores padecerá problemas de salud mental a lo largo de su carrera profesional.
  • Casi un 28 % de los trabajadores europeos denunció haber estado expuesto a riesgos psicosociales que afectaron su bienestar mental.


LAS EMPRESAS:

  • El estrés laboral en el lugar de trabajo es el segundo problema de salud más denunciado en Europa.
  • El 50-60 % de las bajas laborales son por al estrés, siendo el segundo problema de salud más denunciado en Europa después de los trastornos musculoesqueléticos.
  • El 30 % de las empresas europeas tienen reticencia para hablar abiertamente de los riesgos psicosociales, y en el 26 % de estas el segundo obstáculo más destacado es la falta de sensibilización del personal, siendo más frecuente en Estonia, España, Croacia, Hungría, Malta, los Países Bajos, Portugal, Rumanía, Serbia, Suecia y Turquía.
  • Más del 40 % de los empresarios considera que los riesgos psicosociales son más difíciles de gestionar que los riesgos para la SST tradicionales.
  • El 79 % de los directivos europeos está preocupado por el estrés en el trabajo.
  • Menos del 30 % de las empresas europeas cuenta con procedimientos para hacer frente al estrés, el acoso y la violencia ejercida por terceros en el lugar de trabajo, de las que el 40-50 % son grandes y el 20-30 % pequeñas.


LOS COSTES:

  • En Europa los costes totales de los trastornos de salud mental se estiman en 1000 millones de euros al año, menos de la mitad son por tratamiento médico y 136.000 millones son por la pérdida de productividad y las bajas por enfermedad.
  • En Francia los costes del estrés laboral se estimaron entre 1000 y 3.000 millones de euros en 2007, y las empresas sólo invierten 11,50€/empleado.
  • En Reino Unido se perdieron9,8 millones de jornadas laborales por el estrés en el trabajo y la duración media de bajas fue de 22,6 días/trabajador durante 2009-2010.
  • En Austria, los trastornos psicosociales son el primer motivo de jubilación anticipada de los trabajadores en más del 42%.


La Salud de los Trabajadores


La salud conlleva un valor de sociedad muy fuerte. Nuestros contemporáneos se preocupan de la calidad de su alimentación o de la contaminación del medioambiente. Si la “higiene” del cuerpo se ha desarrollado en particular a lo largo del siglo XX, la “higiene” del psiquismo se está convirtiendo en una de las grandes tendencias de nuestro siglo XXI. Aunque no fuera por sensibilidad al sufrimiento humano causado por el estrés en el trabajo, la empresa, pero también el país,debería preocuparse por su considerable coste financiero. Sin embargo, tenemos el sentimiento de que la reducción del estrés en el trabajo todavía no es para la mayoría de los directivos, una prioridad.

Pero actualmente, cada vez más compañías apuestan por una gestión integral y estratégica del bienestar de los trabajadores para convertirse en “empresas saludables”.En Europa las empresas y administraciones entienden la importancia de integrar la promoción de la salud en el trabajo como un objetivo prioritario en sus organizaciones, y los Gobiernos lo consideran un aspecto clave dentro de las políticas públicas para garantizar la seguridad y salud en el trabajo, como es la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020 que contempla como objetivos fomentar la cultura de la salud potenciando hábitos saludables en el entorno laboral.

El objetivo de la promoción de la salud es conseguir que los lugares de trabajo en todas las organizaciones, públicas y privadas, sean, además de seguros, saludables. Y un aspecto es incidir en la prevención de los factores negativos para la salud, como son los hábitos alimentarios inapropiados, la ausencia de actividad física y el creciente sedentarismo, así como el consumo de tabaco, factores que están cada vez más presentes en nuestra sociedad y, por extensión, en el ámbito laboral.

Para ser una empresa saludable, estas crean entornos de trabajo que promocionan hábitos como la práctica del deporte o la nutrición, entre otros, y contribuyen a conseguir un mejor equilibrio emocional y a afrontar el estrés. Además, fomentar el bienestar de los trabajadores y aumentar su motivación, evita el absentismo y accidentes de trabajo, produce una menor rotación, y un mayor engagement y retención del talento.

Organización Mundial de la Salud: “La riqueza de las empresas depende de la salud de los trabajadores”


La OMS define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. De acuerdo con esto, la definición de la OMS de un entorno de trabajo saludable es la siguiente: Un lugar de trabajo saludable es aquel en el que los trabajadores y el personal superior colaboran en la aplicación de un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores y la sostenibilidad del lugar de trabajo, teniendo en cuenta las siguientes consideraciones establecidas sobre la base de las necesidades previamente determinadas:

  • temas de salud y de seguridad en el entorno físico de trabajo, además de bienestar en el entorno psicosocial de trabajo, con inclusión de la organización del trabajo y de la cultura laboral;
  • recursos de salud personal en el lugar de trabajo;
  • maneras de participar en la comunidad para mejorar la salud de los trabajadores, sus familias y otros miembros de la comunidad.


Esta definición refleja la evolución de nuestro concepto de salud ocupacional, que ha pasado de poner el acento casi exclusivamente en el entorno de trabajo físico a incluir factores psicosociales y prácticas personales de salud. El lugar de trabajo se está usando cada vez más como un entorno para la promoción de la salud y las actividades de salud preventivas, no solo con el objeto de prevenir los accidentes laborales sino también para evaluar y mejorar la salud general de las personas.

En el 2007 la Asamblea Mundial de la Salud dio su apoyo a un nuevo Plan de acción mundial sobre la salud de los trabajadores, con el objeto de dar un nuevo impulso a la acción de los Estados Miembros. El plan se basa en la Estrategia mundial de salud ocupacional para todos aprobada por la Asamblea Mundial de la Salud en 1996. La Declaración de Yakarta sobre la Promoción de la Salud (1997), la Declaración de Stresa sobre la salud de los trabajadores (2006), el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y el Plan de acción mundial sobre la salud de los trabajadores (2007) también realizan aportes importantes para orientar esta iniciativa.

Para la Dra. Maria Neira, Directora del Departamento de Salud Pública y Ambiente de la Organización Mundial de la Salud “la riqueza de las empresas depende de la salud de los trabajadores.”Suplan de acción mundial se fija cinco objetivos:

  1. elaborar y aplicar instrumentos normativos sobre la salud de los trabajadores;
  2. proteger y promover la salud en el lugar de trabajo;
  3. mejorar el funcionamiento de los servicios de salud
  4. proporcionar datos probatorios para fundamentar las medidas y las prácticas,
  5. integrar la salud de los trabajadores en otras políticas.


Para crear un entorno de trabajo saludable una empresa debe tener en cuenta las “vías o planos de influencia” en los que puede actuar y el “procedimiento” más eficaz es el de la OMS, en el que existen cuatro “planos” clave sobre los que se puede influir:

  • el ambiente físico de trabajo;
  • el ambiente psicosocial del trabajo;
  • los recursos personales de salud;
  • participación de la empresa en la comunidad.

Datos y Encuestas

La Encuesta europea en las empresas sobre riesgos nuevos y emergentes (ESENER) determinó que más del 40 % de los empresarios considera que los riesgos psicosociales son más difíciles de gestionar que los riesgos para la SST «tradicionales». Los principales obstáculos citados son la «sensibilidad del tema» y la «falta de conocimiento especializado». Además, en una encuesta realizada a altos directivos se constató que casi la mitad de estos creía que ninguno de sus trabajadores podría padecer un problema de salud mental durante su vida laboral. La realidad es que uno de cada seis trabajadores acaba padeciendo problemas de salud mental.

¿Qué piensan los trabajadores europeos del estrés relacionado con el trabajo? Un sondeo de opinión paneuropeo realizado recientemente reveló que:

  • El 72 % de los trabajadores considera que la reorganización del trabajo o la inseguridad laboral es una de las principales causas de estrés relacionado con el trabajo.
  • El 66 % atribuye el estrés a «las horas trabajadas o a la carga de trabajo».
  • El 59 % atribuye el estrés a «sufrir conductas inaceptables, como intimidación o acoso».
  • El 51 % de los trabajadores denuncia que el estrés laboral es habitual en su lugar de trabajo: En organizaciones pequeñas el 45 % yel 54-58 %en grandes.
  • Cuatro de cada diez trabajadores piensan que el estrés no se gestiona adecuadamente en su lugar de trabajo.
  • El estrés es el segundo problema de salud relacionado con el trabajo más denunciado en Europa.

Repercusiones del estrés en las empresas europeas

Ciertos estudios atribuyen entre el 50 y el 60 % de las jornadas de trabajo perdidas al estrés relacionado con el trabajo y los riesgos psicosociales. Se trata del segundo problema de salud más denunciado en Europa, después de los trastornos musculoesqueléticos. A lo largo de un periodo de nueve años, casi un 28 % de los trabajadores europeos denunció haber estado expuesto a riesgos psicosociales que afectaron su bienestar mental.

Los riesgos psicosociales y el estrés relacionado con el trabajo acarrean cuantiosos costes a las empresas y a las economías nacionales. En general, los trabajadores tienden a perder una importante cantidad de tiempo de trabajo cuando padecen estrés laboral y otros problemas psicológicos. También es común que los trabajadores acudan a trabajar aun cuando son incapaces de desempeñar sus funciones plenamente, lo que se conoce como «presentismo».

Los costes totales de los trastornos de salud mental en Europa, relacionados y no relacionados con el trabajo, se han estimado en 240.000 millones de euros al año. Menos de la mitad de esta cantidad se deriva de costes directos por tratamiento médico, y 136 000 millones se atribuyen a la pérdida de productividad, incluido el absentismo ligado a bajas por enfermedad:

  • Uno de cada seis trabajadores padecerá problemas de salud mental a lo largo de su carrera profesional.
  • Los costes nacionales del estrés laboral en Francia se estimaron entre 1000 y 3.000 millones de euros en 2007.
  • En el Reino Unido se ha calculado que, durante 2009-2010, se perdieron en torno a 9,8 millones de jornadas laborales por el estrés relacionado con el trabajo y la duración media de los periodos de baja de los trabajadores se cifró en 22,6 días.
  • En Austria, los trastornos psicosociales constituyen el primer motivo de jubilación anticipada de los trabajadores no manuales, pues causan más del 42% de las jubilaciones anticipadas en esta categoría laboral.

La encuesta ESENER de la EU-OSHA reveló que el 79 % de los directivos europeos está preocupado por el estrés en el trabajo, pero menos del 30 % de las empresas europeas cuenta con procedimientos para hacer frente al estrés, el acoso y la violencia ejercida por terceros en el lugar de trabajo: El 40-50 % de las organizaciones de mayor tamaño (más de 250 trabajadores) cuenta con medidas para gestionar los riesgos psicosociales, y sólo el 20-30 % de las de menor tamaño (10-49 trabajadores) dispone de dichas medidas.

Los empresarios tienen que tener en cuenta que la gestión del estrés y los riesgos psicosociales en el trabajo merece la pena: los beneficios para las empresas compensan los costes derivados de la aplicación de medidas.

Según los resultados de la encuesta ESENER-2, la reticencia para hablar abiertamente de estas cuestiones es la principal dificultad para abordar los riesgos psicosociales. El segundo obstáculo es la falta de sensibilización del personal (26 %), que de hecho es la dificultad señalada con mayor frecuencia en las empresas de Estonia, España, Croacia, Hungría, Malta, los Países Bajos, Portugal, Rumanía, Serbia, Suecia y Turquía.

En Francia, se considera que, aunque las empresas pierden mucho dinero por causa del estrés relacionado con el trabajo, paradojalmente no invierten para prevenirlo. Según una estimación realizada por la Federación de intervinientes en riesgos psicosociales en 2014 basándose en el mercado de las consultoras especializadas, la inversión correspondería a 11,50€/empleado.

¿Por qué es necesario crear ambientes de trabajo saludables?

Porque es lo correcto: Ética empresarial. Los códigos de conducta y ética personales y sociales son los cimientos de todas las filosofías. Uno de los principios éticos esenciales, reconocidos en forma universal, es: “no hagas daño a los demás”. En el lugar de trabajo, esto significa garantizar la salud y la seguridad de todos los empleados.

Porque es una decisión inteligente: Interés empresarial. Abundan los datos que demuestran que las empresas que promueven y protegen la salud de los trabajadores también son algunas de las empresas más exitosas y competitivas en el largo plazo y tienen las mayores tasas de retención de empleados. Algunos factores que los empleadores necesitan considerar son:

  1. Costos de prevención frente a los costos derivados de accidentes;
  2. Consecuencias financieras de violaciones jurídicas de normas y leyes laborales de salud y seguridad ocupacional;
  3. La salud de los trabajadores como un activo empresarial importante para la empresa.

Seguir estos principios evita bajas por enfermedad y discapacidad innecesarias, minimiza los costos médicos, así como los costos asociados con alta rotación de personal y aumenta la productividad a largo plazo y la calidad de los productos y servicios.

Porque es lo legal: La ley. En la mayoría de los países existen leyes nacionales e incluso locales que exigen a los empresarios garantizar la protección a los trabajadores contra los riesgos laborales que puedan derivar en traumatismos o enfermedades.

Aunque hay muchos factores que contribuyen al bienestar físico y mental de los trabajadores, está demostrado que el entorno laboral lo hace de manera significativa. En un buen entorno psicosocial, el trabajo puede ser muy beneficioso para la salud mental de los trabajadores, pues les facilita una estructura en su vida y les aporta un mayor sentimiento de inclusión social, identidad y estatus, oportunidades de desarrollo y una mayor confianza. Por el contrario, un entorno de trabajo psicosocialmente adverso puede tener importantes efectos negativos en la salud de los trabajadores.

En un buen entorno de trabajo, los trabajadores manifiestan un elevado grado de satisfacción laboral y se sienten más estimulados y motivados para desarrollar todo su potencial:

  • para los trabajadores, mayor bienestar y satisfacción laboral;
  • para los directivos, un personal sano, motivado y productivo;
  • para las empresas, una mejora general del rendimiento, menor índice de absentismo y presentismo, así como menor índice de accidentes y lesiones y mayor grado de permanencia de los trabajadores en sus puestos;
  • para la sociedad, una reducción de los costes y cargas para las personas y la sociedad en su conjunto.

Los riesgos psicosociales mal gestionados tienen efectos negativos sobre el trabajador y pueden conllevar: sufrir estrés relacionado con el trabajo, problemas de salud mental, agotamiento, dificultad para concentrarse y proclividad a cometer errores, problemas en casa, abuso de las drogas y el alcohol y mala salud física, especialmente enfermedades cardiovasculares y trastornos musculoesqueléticos. Para la empresa, los efectos negativos se traducen en un rendimiento global deficiente de la empresa, aumento del absentismo, «presentismo» (trabajadores que acuden a trabajar cuando están enfermos pero son incapaces de rendir con eficacia) y mayor índice de accidentes y lesiones.

Las bajas tienden a ser más prolongadas que las derivadas de otras causas y el estrés relacionado con el trabajo puede contribuir a un aumento de los índices de jubilación anticipada, sobre todo en el caso de los trabajadores que desempeñan labores administrativas. Los costes que acarrea a las empresas y a la sociedad son cuantiosos y se han estimado en miles de millones de euros a nivel nacional.

Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PST)

La Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PST) es aunar los esfuerzos de los empresarios, los trabajadores y la sociedad para mejorar la salud y el bienestar de las personas en el lugar de trabajo. Aporta un incremento de la productividad, así como en una población trabajadora más sana, más motivada, con la moral más alta y con un mejor clima laboral. Es una inversión de futuro y contribuye significativamente a la disminución de los accidentes y a la prevención de las enfermedades profesionales. Esto se puede conseguir:

  • Mejorando la organización y las condiciones de trabajo.
  • Promoviendo la participación activa.
  • Fomentando el desarrollo individual.

Por tanto, la PST es una estrategia empresarial moderna que aspira a la prevención de los riesgos profesionales (incluyendo enfermedades relacionadas con el trabajo, accidentes, lesiones, enfermedades profesionales y estrés) y aumenta la capacidad individual de la población trabajadora para mantener su salud y calidad de vida.

El lugar de trabajo influye en la salud al ocasionar enfermedades si los trabajadores han de trabajar en condiciones dañinas para la salud, su formación es inadecuada, o carecen del apoyo de sus compañeros. En contrapartida, el trabajo puede ser origen del desarrollo personal y de la mejora de las habilidades personales. La PST propugna una serie de medidas que influyen sobre la salud de los trabajadores como:

  • Principios y métodos procedentes de la dirección de la empresa que reconozcan que los trabajadores son un elemento necesario en la organización y no un mero coste.
  • Una cultura, con sus correspondientes principios, que incluya la participación de los trabajadores alentando su motivación y responsabilidad.
  • Unos criterios de organización del trabajo que proporcionen a los trabajadores un equilibrio entre las demandas del trabajo, el control sobre el mismo, su formación y el reconocimiento social derivado
  • Una política de personal que incorpore activamente temas de promoción de la salud
  • Un servicio integrado de seguridad y salud en el trabajo. La Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo se basa en la evidencia y resulta eficaz La PST está basada en la cooperación multisectorial y multidisciplinar y sólo puede ser eficaz si se comprometen todos los integrantes de la empresa.

La PST puede llegar al objetivo de“gente sana en organizaciones sanas”,si se basa en las siguientes premisas:

  • Todo el personal tiene que estar implicado (participación).
  • La PST ha de integrarse en todas las decisiones importantes y en todas las áreas de las organizaciones (integración).
  • Todas las medidas y programas han de orientarse hacia la solución de problemas: análisis de las necesidades, establecimiento de prioridades, planificación, ejecución, control y evaluaciones continuadas (proyecto de gestión).
  • La PST debe incluir medidas dirigidas al individuo y al ambiente desde varios campos; combinar la estrategia de control del riesgo con la de desarrollo de factores de protección y potenciadores de la salud (integral).

El NationalInstituteforOccupational Safety and Health (NIOSH) destaca que “las acciones para reducir el estrés laboral tienen que orientarse de forma prioritaria hacia cambios organizacionales para mejorar las condiciones de trabajo. Sin embargo, los esfuerzos más concienzudos para mejorar las condiciones de trabajo probablemente no eliminarían el estrés para todos los empleados. Por esta razón, una combinación del cambio organizacional y una ayuda a los individuos es normalmente el enfoque más eficaz para reducir el estrés laboral”

Normativa y declaración de Luxemburgo

Las bases de la actividad general en la promoción de la salud en el lugar de trabajo las proporcionan dos factores: El primero, la Directiva Marco en Seguridad y Salud (Directiva del Consejo 89/391/EC , traspuesta a la legislación española mediante la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales , de 8 de noviembre (B.O.E. nº 269 de 10-11-95) que preparó el terreno para una reorientación de la legislación y del ejercicio tradicional de la seguridad y la salud en el trabajo (OHS); el segundo es el creciente interés del lugar de trabajo como campo de actuación de la salud pública.

El Acuerdo Marco Europeo sobre el Estrés Ligado al Trabajo (2004) tiene como objetivo proporcionar un marco a los empleadores y a los trabajadores para identificar y prevenir o manejar los problemas del estrés relacionado con el trabajo. En el marco del artículo 139 del Tratado, este Acuerdo marco europeo voluntario compromete a los miembros de UNICE/UEAPME, del CEEP y de la CES (y del Comité de Enlace EUROCADRES/CEC) a desarrollarlo conforme a los procedimientos y prácticas propias de los interlocutores sociales en los Estados miembros y en los países del Espacio Económico Europeo.

La Directiva marco sobre salud y seguridad en el trabajo (Directiva 89/391/CEE) y sus directivas específicas ofrecen a los trabajadores europeos un conjunto de medidas para garantizar un adecuado nivel de seguridad y salud en el lugar de trabajo. La ejecución de estas disposiciones varía de un país a otro y su aplicación concreta difiere en función del sector, la categoría del trabajador y el tamaño de la empresa. Esto se vio confirmado por la ESENER-1, que ofreció una comparativa de las prácticas utilizadas en cada país y contribuyó a una mejor comprensión de cómo las características de una empresa y el entorno general influyen en la gestión de la seguridad y la salud.

En el año 1997, la Red Europea de Promoción de la Salud en el Trabajo (ENWHP) elaboró la Declaración de Luxemburgo, documento consenso en el que se establecían los principios básicos de actuación y el marco de referencia de una buena gestión de la salud de los trabajadores en la empresa. La adhesión a la Declaración de Luxemburgo significa el compromiso de la empresa u organización de aceptar e implementar los objetivos básicos dela promoción de la salud en el trabajo y de orientar sus estrategias hacia los principios de la misma.

Desde entonces, múltiples organizaciones a nivel europeo (entre ellas un grupo de empresas españolas) se han adherido a la Declaración de Luxemburgo, incorporando sus principios a las estrategias empresariales y a los servicios ofrecidos a sus clientes o asociados.

Las organizaciones que se adhieren a la Declaración de Luxemburgo:

  • Se comprometen a poner en práctica los principios que en ella se defienden y a difundirla.
  • Están dispuestas a compartir y promover sus conocimientos y buenas prácticas en el ámbito de la PST.

Adhesión a la red europea empresas saludables

Una población trabajadora sana, motivada y bien preparada, es fundamental para el futuro del bienestar social y económico de la Unión Europea. Por consiguiente, la Comisión Europea ha apoyado una iniciativa para establecer una Red Europea para la Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo (PST), en consonancia con el Artículo 129 del Tratado sobre la Unión Europea y con el Programa para la Acción sobre Promoción de la Salud, Educación y Formación en el marco de acción en el campo de la Salud Pública (Nº 645/96/EC).

La Red Europea incluye organismos de los 15 Estados miembros y de los países del Área Económica Europea (EEA countries), los cuales actúan como Oficinas Nacionales de Contacto (NCOs). El objetivo de la red es identificar y difundir ejemplos de buenas prácticas en PST mediante el intercambio de experiencias y conocimientos. Con ello, la Unión está alentando a los Estados miembros a poner la PST en un lugar destacado de sus listas de prioridades y a incorporar los temas de salud laboral en los programas de sus políticas respectivas.

La “Red Española de Empresas Saludables”, creada por el INSHT, constituye ya un referente de las acciones que están realizando empresas y administraciones, dirigidas a promover la cultura de la salud y el intercambio de sus experiencias. Las iniciativas emprendidas en esta materia son numerosas y han demostrado que redundan en beneficios de distinta naturaleza, tanto para los trabajadores (mejora de la salud, satisfacción laboral o formación), como para las organizaciones (aumento de la productividad, mejora del clima laboral o disminución de la rotación de personal) y para la sociedad en su conjunto.

Ser una Empresa Saludable significa, además del cumplimiento legal en prevención de riesgos laborales:

  • Gestionar la salud de los trabajadores desde un enfoque integral e integrado.
  • Considerar la salud en todas las políticas de la empresa.

Cualquier empresa u organización puede solicitar su Adhesión a la red europea empresas saludables www.insht.es/portal/site/PromocionSalud/menuitem.084224e y manifestar su compromiso con la Declaración de Luxemburgo y, si cumple con los criterios de calidad elaborados por la ENWHP, pedir su reconocimiento como buena práctica en promoción de la salud en el trabajo.

Elaborado por Fundación máshumano (http://www.mashumano.org) y Stimulus (http://stimulus-consultoria.com/)

 

Suscríbete a nuestro boletín electrónico

Al enviarnos tus datos aceptas que te contactemos para enviarte información periódica de la actividad de la Fundación por email según esta política de privacidad