Cuando el talento senior no es un lujo, sino una necesidad

Deberíamos pensar qué es un “senior” para cada uno de nosotros, qué nos inspira esta palabra. Hasta hace poco, se adjudicaba este término anglosajón a personas cercanas a la edad de jubilación o jubiladas con una experiencia vital y profesional que les convertían en un referente de peso en su entorno, un sabio de 65 o 70 años en adelante.

¿Y en la segunda década del siglo XXI? Muchos de nosotros seguimos teniendo la misma percepción, pero la realidad es que el nuevo senior, el senior de las primeras décadas del siglo, se ve ligado a una versión menos amable, alguien prescindible, despedible. Al mismo tiempo los nuevos tiempos le han regalado el dudoso honor de haber “rejuvenecido” a los 50 años, y en preocupante descenso, hacia los 45. Digo dudoso, pues esta nueva edad del senior, ya no se liga a la sabiduría, sino a un coste fijo y a la cuenta de resultados.

En España, el senior ha pasado de ser una figura referente en nuestro entorno laboral y social para relegarse a un rincón donde esa experiencia ya no cuenta, donde conceptos como “digitalización”, “flexibilidad”, “adaptabilidad al cambio” y el famoso y manido término “VUCA”, se han convertido en la excusa perfecta para prescindir de perfiles que ninguna sociedad se puede permitir el lujo de perder.

Al margen de los sentimientos personales que nos pueda generar la situación actual de los +50 en los entornos laborales, la realidad, reflejada en cifras es muy preocupante: 900.000 personas mayores de 50 años desempleadas (EPA 1T 2020), la mayoría parados de larga duración y con posibilidades de reinserción laboral muy escasas, una sociedad envejecida y sin relevo generacional. Son datos puramente estadísticos que hacen indiscutible e insostenible la situación en términos económicos para España. No olvidemos que ya han entrado en la “nueva era senior” la generación del baby boom que, sin oportunidades laborales, debe ser sostenida por otra más joven, menos numerosa y altamente insatisfecha con su situación laboral y económica, lo que nos devuelve a la casilla de salida: el hándicap que se encuentran los jóvenes para reactivar la natalidad de nuestro país. Este desequilibrio costará décadas subsanarlo, pero sí puede paliarse si fomentamos el empleo senior y retrasamos la edad de jubilación pues, si todo apunta a que los nacidos entre 1960 y 1975, vivirán hasta los 90, ¿cómo se mantienen 40 años sin trabajar? Ni pensiones ni ahorros privados soportan tantos años de inactividad.  

Pero siempre hay un rayo de esperanza. Generación SAVIA es uno de ellos. Un proyecto sin ánimo de lucro de Fundación Endesa en colaboración con Fundación máshumano que trabaja dos dimensiones: la primera es mejorar la empleabilidad de las personas mayores de 50 años en situación de desempleo, para que, en esta etapa de transición, encuentren recursos, formaciones y nuevas opciones dentro del mercado laboral, como el emprendimiento y el trabajo por cuenta propia; ante la adversidad, la nueva oportunidad es el lema que queremos transmitir a los seniors que ven agravada su situación por la crisis ocasionada por el COVID.

Todos estos recursos se recogen en la plataforma gratuita www.generacionsavia.org. La segunda dimensión del proyecto es la de crear un movimiento social que remueva y agite conciencias. Creemos firmemente que sumar fuerzas, nos llevará lejos. Ya ha ocurrido con otros colectivos en riesgo de exclusión (sí, los desempleados mayores de 50 ya están dentro de ese colectivo) y sabemos que vamos por el buen camino. Savia no viaja solo. Va de la mano de 25.000 personas desempleadas que se benefician de los recursos que les ofrece la plataforma, 150 colaboradores, 380 empresas que apoyan a los savios y esta causa, cifra que crece cada día y nos impulsa a seguir remando contracorriente, a animar a la sociedad, empresas y organismos públicos, para que trabajen por la diversidad intergeneracional. Hay que encontrar soluciones que beneficien a todos y con urgencia. Es una necesidad, no un lujo.

Artículo escrito por Beatriz Ester Fernández, Product Manager de Fundación máshumano - Generación Savia. Ver perfil de LinkedIn.

firma BEATRIZ ESTER